Umbra

UMBRA Tenía ocho años cuando todo empezó. Iba en la primaria y mis días eran normales y corrientes. Veía a los demás niños jugar, correr y brincar… se divertían, pero en mi caso tal rutina no me agradaba. Solo me quedaba en una banca dibujando o escribiendo alguna ocurrencia en mi libreta. Ante ello los … Sigue leyendo Umbra

Chencho

Chencho La abuela tenía un amigo peculiar. Contaba con un pico curvado , unos ojitos graciosos y unas alas verdes, pero no podía volar. Ese era Lorenzo, un pequeño lorito jocoso y hablador.  Cada mañana, sacaba al patio a su emplumado amigo en su jaula, ella le abría la reja y dejaba que saliera a … Sigue leyendo Chencho