YUMA E IYALI| Fasaf Fernández

YUMA E IYALI

Fasaf Fernández

(México)

El gran emperador Mexa ha caído en sueño profundo. Ni los sacerdotes ni los chamanes han logrado despertarlo.

El pueblo se encuentra en guerra con su peor enemigo que se muestra mayormente despiadado. Los guerreros águila y jaguar aunque son fuertes y leales a su emperador no encuentran la manera de hacer frente en la batalla. Les falta su general.

Un sabio brujo consejero del emperador se acercó a uno de los guerreros más leales y le dijo en lengua mexa:

—Embrujo ha caído a mi señor, sueño de muerte es este. Mictlantecuhtli reclama la vida del emperador, pero sin él, el pueblo va a ser entregado en manos de sus enemigos.

—Hijo de la tierra desciende al Mictlan, y arrebata el alma del emperador al señor del inframundo, solo así ganaremos esta guerra.

El valiente guerrero empuñó el macuahuitl y el chimalli, y descendió por la gran pirámide espejo. Una formación romboidal con tres descansos que desciende por debajo de la gran pirámide del sol. Con cara opuesta conduce al inframundo.

A la entrada estaba Xólotl en forma de perro, compañero de los muertos. La escalera interior parecía iluminada por las flores de cempasúchil como señalamientos fluorescentes indicando el camino.

La oscuridad dentro de la cámara era densa, no permitía atisbar los peligros. llegando al primer descanso sintió que algo lo acechaba. Empuñó con mayor fuerza el mango del macuahuitl y aguzó todos sus sentidos. El aire enrarecido despedía un olor a sangre. Las flores eran movidas de un lugar a otro por una fuerza invisible. Un enorme jaguar negro asomaba la cabeza de entre las flores. Sus grandes ojos se abrían como blancos destellos de luz entre los fluorescentes pétalos color naranja.

Lanzó un rugido y con él dejó entrever sus enormes fauces. Correr no era una opción.

De un salto el animal posó frente a él. Con el macuahuitl lanzó su primer golpe directo a la costilla izquierda para abrir el costado del animal. Su golpe fue certero pero sin obtener el éxito deseado. La piel de la bestia era tan dura que las afiladas puntas de obsidiana no penetraron ni un solo milímetro.

El animal lanzó una serie de zarpazos contra el guerrero deshaciéndose del escudo y desgarrando su brazo izquierdo dejándolo imposibilitado. La sangre comenzó a escurrir.

La criatura parecía excitada ante el olor y se lanzó nuevamente al ataque. Todo indicaba el final del joven guerrero.

Con esfuerzo sobrehumano empuñó nuevamente el macuahuitl y acertó un golpe en la cabeza del animal. Una de las puntas dio en el ojo izquierdo dejándolo cegado. Aprovechó la oportunidad y acertó una serie de golpes más en la cabeza del gran jaguar hasta dejarlo inconsciente.

Siguió su camino fatigado y malherido. Xolotl se convirtió en caña de maíz y lo alimentó con su propio cuerpo.

Llegando al segundo descanso encontró el Etzatlán, río lleno de sangre de todos los hombres muertos. En la orilla del río había una mujer sobre una pequeña chinampa, encima llevaba lo que parecían mazorcas de maíz sin abrir. El guerrero le pidió que los cruzara al otro lado, a lo cual la mujer sin proferir palabra empujó la pequeña barca hacia el río. Ambos subieron y comenzó la travesía.

Antes de adentrarse el río mostraba una quietud plena; al avanzar en la corriente, se fue haciendo más fuerte arrastrando la pequeña embarcación hacia un gran abismo. La mujer no se inmutó en ningún momento, seguía remando pacíficamente. El joven comenzó a sentir temor. La mujer seguía sin prestar atención al abismo que los atraía cada vez más. El guerrero sintió el palpitar de su corazón en la mano, pero pronto se dio cuenta que no era su propio corazón el que latía sino el palpitar venía de las mazorcas. Tomó una y la abrió. Dentro encontró un corazón humano. Latía como si sintiera el miedo por acercarse cada vez más al abismo. Abrió las demás y encontró lo mismo. Todos eran corazones recién arrancados. La mujer seguía remando sin prestar atención a sus acompañantes. Cada segundo los acercaba al profundo abismo.

Ambos saltaron al río de sangre y nadaron con todas sus fuerzas hasta llegar a la otra orilla. Cuando la barca llegó al término del río la mujer volteó hacia sus acompañantes y les mostró una horrible sonrisa con todos los dientes al descubierto. La carne había abandonado el rostro de la mujer, en su lugar había un cráneo amarillento que desapareció al final del río.

Salieron del arroyo. El joven se encontraba exhausto. El río no tenía agua para beber, solo roja y espesa sangre. Xólotl se apiadó de él, convirtiéndose en maguey dio a beber el jugo de sus entrañas, apaciguando así la sed del joven.

Pronto llegaron al tercer y último descanso. En él se encontró frente a una cámara llena con serpientes de distintos colores. Una de ellas sobresalía entre todas las demás, era de un color verdoso como el Jade. Se acercó y comenzó a hablar con el joven.

—Todo gran guerrero debe demostrar fuerza, valentía y sabiduría. Tu has demostrado dos de ellas, ¿crees tener la suficiente sabiduría para salvar a tu pueblo de manos enemigas?

—He llegado muy lejos como para detenerme ante ti. Te pido te hagas a un lado o sentirás en tu cuerpo el filo de mi macuahuitl.

—No todo se resuelve con la fuerza. Eso es algo que las serpientes hemos aprendido. La serpiente en su mayoría usa el veneno para acabar con su presa demostrando que en la vida no todo es fuerza. Ahora mira a tu alrededor, ¿crees poder pasar ileso entre todas nosotras? Yo solo pido me demuestres tu sabiduría…

—Dejadlo pasar serpiente de Jade, yo hablaré con él y veré si es digno o no.

La serpiente se abrió paso entre todas las demás como si de una cortina se tratase, y llegó hasta el personaje de quien venía aquella orden.

Era un ser antropomórfico con un exoesqueleto casi humano. La piel que no alcanzaba a cubrir todo el cuerpo era de un color negro mate. Sobre la cabeza llevaba un penacho de plumas de quetzal en color verde jade. Sentado sobre un trono rodeado de cráneos humanos y flores de cempasúchil.

—Acércate guerrero, tu valentía y sagacidad te han de conceder el deseo que te ha traído hasta aquí. Nadie llega por voluntad propia sino cuando les es arrebatada la vida. Me honra el tener como huésped a un mortal como tú. Ahora dime cuál es el deseo que alberga tu corazón.

—Señor Mictlantecuhtli, mi rey ha caído en un sueño mortal. Ofrezco mi vida a cambio de la de él. Guerreros como yo hay muchos, pero reyes como él ninguno. He llegado hasta aquí luchando contra quien me haga frente. Pero si usted no acepta mi presente, contra el señor del inframundo he de levantar la frente.

Mictlantecuhtli se echó a reír, nunca en su vida había sido amenazado y menos por un mortal.

—Lo que digo lo cumplo. La muerte no se arrepiente cuando de cosechar almas se trata. No por amenaza lo cumpliré sino porque mi palabra he dado. Tu corazón lo he tomado desde antes de que me lo hayas entregado. Nadie entra hasta aquí con vida y menos acompañado de Xólotl. La mazorca que has tenido entre tus manos era tu mismo corazón. Pero aún así cumpliré mi palabra a cambió de tu cabeza.

—Toma mi cabeza si es lo que quieres pero antes cumple mi deseo.

Mictlantecuhtli arrancó una de las escamas que cubrían a la serpiente de jade, semejante era a la punta de una flecha. Levantó un arco y una flecha, colocó en ella la punta color jade y la lanzó fuera del recinto. Al salir la flecha se convirtió en un colibrí.

Llegó hasta la cámara del rey. Se acercó al oído como lo haría con una flor, y comunicó el mensaje de su fiel guerrero.

—Mi señor y rey, le suplicó que recuerde el nombre de su fiel sirviente que su vida entrega por usted. Iyali (corazón de tierra) su fiel guerrero.

En ese momento el rey despertó del profundo sueño. Contó a sus allegados el sueño que tuvo al ver cómo un guerrero descendió al inframundo para salvar a su rey. Busco entre todos ellos a su hijo Yuma (hijo de jefe) pero no lo encontró. Uno de los sabios le dijo que él era quien había bajado al inframundo a ofrecer su vida por el rey.

Mictlantecuhtli en el inframundo
Un microrrelato fantástico del escritor mexicano Fasaf Fernández ✍
Dentro del Reto CREATIVARTE #8 sobre Fantasía Heroica ⚡

Mayo 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s