LOS ESTRATOS DE KHAN | Marlon Jiménez

LOS ESTRATOS DE KHAN

Marlon Jiménez

(Venezuela)

El mundo está lleno de magia, la vida palpitante es una prueba de ello, pues la magia existe en el espíritu de las cosas.

Si está vivo, es mágico, o al menos así eran las creencias mediante las que se basaba el cónclave gobernante en la patria de Khan. La magia era espiritual, y al mismo tiempo, infinita, pues dependía del espíritu, así pues, el régimen doctrinal en la que se basaba la fe en Khan, era nada más y nada menos que enriquecer el espíritu. Cada individuo nacía con su propia fuerza y única naturaleza. Por lo que los niños desde muy chicos y bajo el escrutinio de los seleccionadores del cónclave, eran estudiados y según sus características espirituales eran instruidos en las 4 ramas a saber.

La magia azul, espíritus del agua, podían controlar el agua, el hielo y las tormentas eléctricas, con el poder de su espíritu; siendo el agua una fuerza elemental de la naturaleza, no podían crearla, solo controlarla, eso sí, podían hacerlo a su antojo convirtiendo una gota de agua en un torbellino arrasador o una inundación devastadora en agua calma y pacífica. Los más avanzados, lograban condensar la humedad del aire, y convertirla en nubes e incluso utilizar la energía acumulada en ellas para crear relámpagos y controlar su fuerza e incluso donde caían.

El gran Manatrás es el mago azul más poderoso existente. Sus espíritus deben ser fuertes, y la manipulación de esta magia requiere mucho esfuerzo mental y espiritual, es agotadora.

La magia roja, espíritus de fuego, capaces de hacer arder su fuerza y producir llamaradas que todo lo queman, y olas de calor y temperatura que podrían cocer la carne en vida, estos magos tienen un espíritu aguerrido, de alta energía generalmente son de temperamento fuerte y volátil, y aunque casi indómitos en la academia aprenden a controlar tal energía espiritual al punto de hacer arder todo a su alrededor al concentrar su energía. También pueden controlar el fuego, el magma si está disponible y hacer una zona de calor a tales temperaturas que pueden derretir el metal. Son temibles adversarios en la guerra y aliados leales y fieros en la paz. Su ímpetu hace que generalmente vivan poco, presas de su propio fuego interior. La mayoría de ellos al ser de alto rango, cambian el nombre bajo el que nacieron y se autoproclaman apodos. De ellos es más fuerte ha sido “Asador”.

La magia blanca, proveniente de espíritus puros y tranquilos, es magia curativa y de protección, son versados en el arte de la curación además de poseer altos conocimientos sobre pociones, elixires y plantas medicinales. Desde siempre esta magia ha requerido un alto nivel de estudio, la magia blanca a diferencia de las demás, es la más demandante y requiere un alto poder espiritual, pues debe transformar el éter en barreras físicas para proteger contra armas, proyectiles y cualquier objeto destinado a hacer daño, también son los magos mejor preparados en armas, ya que siendo su espíritu solo defensivo y de curación, no pueden causar ningún daño con él; la magia curativa es capaz de detener daño de veneno, descomponiéndolo, pueden regenerar tejido y cerrar heridas graves con el debido tiempo, esfuerzo y preparación, aunque el escudo espiritual suele ser individual, el mago de alto nivel puede proyectarlo hacia otra persona cercana e incluso, entre varios blancos, pueden hacerlo coalescer y transformarlo en una sola barrera protectora. Finalin, fue el mago médico más poderoso del que jamás se tenga constancia, su espíritu eran tan poderoso que retrasó el envejecimiento de su cuerpo haciéndolo vivir durante casi 500 años.

La magia verde, jamás es usada para la guerra, pues es una magia de creación y de crecimiento, la fuerza espiritual de estos magos se concentra en el florecimiento de la vida, haciendo crecer árboles milenarios en minutos a partir de una diminuta semilla. Pueden convertir su espíritu en proyecciones animales para comunicarse con ellos y estar en contacto directo con las fuerzas primordiales de la madre de todas las madres. El cónclave cree que los magos verdes poseen una porción del espíritu de la madre, por eso son escasos y bendecidos, debido a su vínculo estrecho, son capaces de sentir las heridas de la tierra y el dolor de cada ser vivo con el que estén en contacto. Saldalión, es el mago verde más antiguo y poderoso que haya existido.

Aún existe un tipo de magia más, antigua como la tierra misma, y prohibida por la sagrada fe del cónclave; sin embargo no puede ser negada, pues son los espíritus purpúreos, capaces de controlar todo lo que ha muerto mediante la posesión del cuerpo físico mediante un vínculo espiritual proyectado por el practicante.

Todo lo que es animado por estos magos de túnica negra sólo puede volver a morir, si se mata a quien lo controla. Este tipo de magia, al controlar la muerte, mata lentamente al portador de este espíritu, ya que una porción del mismo se va con el objeto reanimado. No están permitidos en el cónclave, sin embargo tienen su propio ente regidor, compuesto por tres negros de los más altos rangos y aunque se mantienen cordiales al cónclave, entrenan a los elegidos por su cuenta. Ömar, es el primer necroanimador, y el más fuerte de todos.

Así pues, se definen los rangos y magias en la patria de Khan, amenazada por el poderío de la orden de la cruz, que avanza hacia ellos… en pie de guerra.

Un microrrelato fantástico del escritor venezolano Marlon Jiménez✍
Dentro del Reto CREATIVARTE #8 sobre Fantasía Heroica ⚡
Rangos de magos

Abril, 2021🌖

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s