LA CURA | Servando Clemens

LA CURA

Servando Clemens

(México)

El médico aseguró que únicamente me quedaban tres días de vida, que la bacteria ya había afectado todo mi organismo. Le avisé que deseaba estar solo para reflexionar.

Alguien apagó el candelabro. Cerca de la medianoche entró una dama vestida de negro a la habitación.

—Buenas noches —dijo—. Soy enfermera.

—Dije que quería estar solo.

A pesar de la oscuridad que reinaba en el recinto, pude distinguir sus ojos refulgentes.

—Sólo deme cinco minutos.

—Está bien, señorita.

—¿Cómo está?

—No me siento bien. Estoy débil.

—Ya no hable, sólo niegue o asienta con la cabeza.

La enfermera se quitó un trozo de tela negra que le cubría la boca y logré distinguir sus labios rojos, los cuales parecían estar pintados con sangre.

—¿Se quiere curar de la peste?

Asentí un par de veces.

—Sólo necesito una muestra de sangre, ¿de acuerdo?

Volví a asentir.

—Ahora relájese.

Observé que no llevaba consigo una jeringa. Abrió la boca, mostrando sus colmillos y por último los clavó en mi cuello.

Mordida de Vampira

Un microrrelato del escritor mexicano Servando Clemens ✍

Dentro del Reto CREATIVARTE #7 “Padecimientos extraños”👾

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s