BUHÓ | Ana Caren

BÚHO

Ana Caren

(México)

“Los gritos de las mujeres y niños, junto con el alarido de los perros callejeros, son la única ambientación para el fin de esta vida miserable.

No es sorpresivo que el ruido me alcance hasta este lugar, después de todo se trata del sonido de la muerte misma; y nadie tuvo tiempo de tan siquiera intentar explicar.

He caminado hasta la cima de este cerro desde el pueblo. Comprobé que nadie me siguiera, pero creo que estuvo demás porque, ¿quién seguiría a este pobre diablo?

Miro todo desde aquí arriba y parece que hasta la iglesia se cae a pedazos. ¿Cómo diablos es que empezó este incendio? Tal vez alguien quiso terminar con todo el sufrimiento de tanta gente, y al no tener tan siquiera explosivos en mano, decidió iniciar este infierno. ¿Se habrá imaginado que terminaría siendo tan mala idea?

Ahora que lo pienso, creo que nadie me siguió porque la mayoría, si no es que todos, plañían de dolor por las llagas de sangre que se reventaban en sus cuerpos. Puede que otros corrieran desesperados al sentir arder su carne por las llamas, o incluso, puede que haya quienes padezcan ambas cosas. No lo sé, lo único que sé es que no quiero morir con ese panorama en las pupilas. Si el dolor ha de reflejarse, que sea en el brillo de mis lágrimas y no en el seno de mi alma.Vine hasta aquí con la intención de escribir sobre el suceso, pero comienza a costarme trabajo. Las llagas de sangre se han extendido hasta mis manos. El dolor es infernal y, como todas esas personas, estos bultos cubren casi todo mi cuerpo.

Aun no entiendo cómo soporté caminar hasta aquí, pero aquí estoy: Dejando el que quizá sea el único testimonio de lo que a este pueblo aquejó durante su última noche con vida.

Estoy sentado y recargado en el tronco de un árbol. Miro hacia arriba y parece que hay luna llena, se ve bastante roja. ¿Será que las llamas de este infierno alcancen el mismo cielo? Noto que comienzo a divagar otra vez y ya no me queda mucho tiempo. Las llagas de mi espalda comienzan a reventarse. Se siente como ácido sobre mi piel, y estoy casi seguro de que provoca que las demás se revienten. Así se siente.

Tengo la esperanza de que alguien encuentre esta carta, tal vez hasta la falsa ilusión de que el búho postrado en la rama que está sobre mí, la lleve a algún otro pueblo que no esté infectado. Sé que no se trata de un ave entrenada, pero quisiera pensar que alguien, por una vez, pueda leer mi voz. Estoy muriendo de dolor y puedo imaginar lo que yo quiera.

Si alguien llegara a encontrar este testimonio; sepa que, como puede ver, el pueblo está rodeado de cerros y que justamente en el más grande ha caído una roca del cielo. Una semana después, nos encontramos padeciendo de estas llagas de sangre que duelen hasta los huesos. No soy un hombre muy estudiado, pero hasta yo sé que esa roca es la culpable.

Estoy perdiendo coordinación y si sigo, la sangre de mis manos manchará el papel. Mis piernas están adormecidas y también comienzo a tener un sabor a sangre en la boca. He dejado lo suficiente para que alguien pueda entender, así que sucumbiré.

Firma: Enrique Rosales.”

Luego de escribir, Enrique dobló las hojas y, aunque trató de mantenerlas en sus manos, éstas reposaron a un lado de su pierna cuando su último aliento se fue con el viento. Un segundo después, las llagas de su rostro reventaron, todas a la vez, en chorros de sangre.

Efectivamente, sus ojos reflejaban el incendio del pueblo, sin embargo, su última mirada manifestaba serenidad.

Si Enrique hubiera sido más precavido, habría guardado las hojas bajo su pierna, pero nadie, ni siquiera él, se imaginó que aquel búho que lo miraba desde la rama las alcanzaría para destrozarlas con sus garras en su propio regazo.

En espera de la muerte

Un microrrelato de la escritora mexicana Ana Caren ✍

Dentro del Reto CREATIVARTE #7 “PADECIMIENTOS EXTRAÑOS “👾

Marzo, 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s