AQUELLA PESTE CILÍNDRICA | Carlos Enrique Saldívar

AQUELLA PESTE CILÍNDRICA

Carlos Enrique Saldívar

(Perú)

La mosca daba vueltas alrededor de mi habitación, zumbando; era enorme y se le notaba un ligero brillo verde. Qué asco. Era las ocho de la mañana, pero yo necesitaba al menos dos horas más de sueño antes de irme al trabajo. Con pandemia o sin ella, tenía que laborar, tomaría mi desayuno y mi padre me esperaría, como siempre con una mirada de molestia por haberme retrasado. Al menos yo no estaría en la bodega doce horas como antes, solo atenderíamos hasta las ocho de la noche.

Claro, mi viejo llegaba al negocio a las ocho de la mañana, a sus setenta y tres años, ¿cómo lo hacía? Doce horas allí moviéndose; un misterio.

Volviendo a la mosca. No me dejaba reposar, ese zumbido era como taladrar contra unas rocas. Y, para colmo, me golpeaba en la cara. Opté por taparme con la única frazada que tenía (estábamos en verano), pero aún así sentí sus choques contra mi cabeza. Decidí abrir la cortina y la ventana. Por allí se iría la basurita de mierda, y creo que lo hizo porque ya no la escuché.

Dos horas más de descanso, era todo lo que yo necesitaba para rendir en la chamba. Lo malo es que a esa hora me venían sueños raros. Qué más daba. Lo importante era pernoctar y a eso me aboqué con gran gusto.

Desperté a las diez y cinco, el celular me mostró la hora. Perfecto, tenía tiempo de hacer mis cosas antes de ir a mi centro de labores. A sufrir como condenado por una paga mísera.

Me estiré, me fui al baño para cepillarme y lavarme la cara. Ya me bañaría cuando en seis horas regresara un rato a la casa para almorzar.

Me picaba el rostro. Me miré bien en el espejo.

Lo que vi me dejó alelado. Una docena de granos en mi cara. Me pregunté a qué se debían. No picaban, aunque comenzaban a doler. ¿Zancudos? No sé. Los granos se abrieron y comenzó a salir un poco de pus con hilillos de sangre, pude atisbar animalillos pequeños como lombrices que mostraban su amorfa figura.

No, esto no puede estar pasando, me dije. Mi hermano estaba con mi padre, a varias cuadras de mi casa. Mi mamá se hallaba durmiendo y no quise molestarla. Cogí las pinzas e intenté sacarme los bichitos de la faz, sin embargo, se escondieron.

Ya había visto cosas similares en Youtube; eran larvas de mosca, pero ¿tantas? Al parecer el moscón me las dejó en la mañana, o puede ser que llamara a más insectos mientras yo estaba dormitando con la ventana abierta. El airecillo que sentí no era tal.¡Eran ellas! Mi piel les pareció un precioso nido. No, no podía quedarme así.

No sé qué pasó por mi cabeza, fui a la cocina, busqué el cuchillo más afilado que encontré y presioné mi carne, no era mi intención cortarme ni nada, solo intenté que esos bichitos salieran. No obstante, la situación empeoró, se metieron más adentro y me hicieron doler más. Lo peor fue el sufrimiento que padecí al costado de mi ojo izquierdo. De allí emergió una de las larvas, parecía mirarme y reírse de mí. Acto seguido se metió en mi ojo y la vi flotar en mi iris. Como se movía, me hizo daño y cerré el párpado.

No, no era una pesadilla. Me rasqué agresivamente.Ese bicho de porquería salió de nuevo y me agujereó el párpado, estaba más grande que antes.

Subí corriendo desesperado a llamar a mi madre, mas no la encontré en su cama. Se había ido temprano, como en otras ocasiones, al mercado.

Me hallaba solo. Regresé al espejo del baño, observé a los engendros salir de nuevo y enseñar sus repelentes cabecitas. No me contuve y me clave el cuchillo en la cara, me abrí la carne, incluso mi ojo, e intenté que emergieran. Empero, se adentraron más en mi cráneo.

Hijas de la grandísima puta, mueran, mierdas, ¡mueran!

Aguanté como pude el dolor. Sentí que me desvanecía y…Su rostro estalló.

Salieron de allí cientos de moscas que volaron en la casa y escaparon por las ventanas abiertas para unirse a su reina zumbadora.

Invadido vivo

Un microrrelato del escritor peruano Carlos Enrique Saldívar ✍

Dentro del Reto CREATIVARTE #7 “PADECIMIENTOS EXTRAÑOS”👾

Marzo,2021.🕰

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s