Fase 3 : Contagio zombie

Fase 3

Al principio todos nos confiamos de lo que ocurría. Los países de Europa y Asia habían sido sacundidos por el brote del virus. Mucha gente no podía creer las medidas estrictas que usaban los chinos para aplacar y contener el contagio en su territorio hasta que fue demasiado tarde.

La infección se propagó como una pólvora silenciosa. Un infectado aquí y luego una familia, hasta contagiar más de tres cuartas partes de la población mundial. Cientos de países habían declarado cuarentena completa en sus naciones, evitando los vuelos internacionales y el cruce de fronteras.

Todos nos hallamos ante el total pánico, al enterarnos de las muertes súbitas. Muchas personas infectadas del Coronavirus morían a la semana sin obtener un tratamiento oportuno. Los hospitales se hallaban saturados, los países latinoamericanos habían decretado que ante síntomas de la enfermedad era mejor quedarse en los hogares y esperar a algún escuadrón sanitario para recibir atención médica. Lo que no sabían era que aquella visita significaría la propia muerte.

El presidente de México había muerto a causa de la enfermedad y las medidas tomadas por su afectado gabinete era erradicar la enfermedad desde raíz. Los escuadrones sanitarios llegaban en camionetas blancas a las casas de las personas que se declaraban enfermas, ante el posible tratamiento, eran abastecidos de medicamento y para la población más enferma, estos eran llevados a sitios de cuarentena para que esperaran su inminente final.

Aquello surtió efecto las primeras semanas. Pero conforme pasó el tiempo, el número de infectados era muy mayor a la capacidad de acción de los escuadrones. Por lo que las noticias no tardaron en esparcirse; ahora mataban a los infectados.

Se llevaban los cuerpos a fosas comunes y les prendian fuego. Grandes fumarolas de humo se miraban a las afueras de la ciudad. No existía control.

Varios países de Latinoamérica optaron por aquella práctica tan inhumana. Tal método había sido empleado por China en sus inicios, pero ahora todo aquello era global.

Cuando ya no pensamos que aquello podía ser peor. Llegó a escucharse la noticia final.

En varios puntos donde se implementaban fosas comunes. Se empezaron a escuchar reportes de disparos frenéticos. La comunidad se hallaba en shock ante el veredicto. ¡Los muertos cobraban vida¡
Abrían las bolsas donde se hallaba y saltaban sobre los encargados de las brigadas de exhumación.

Muchos de aquellos resucitados atacaban a las personas, vomitaban sangre podrida sobre sus víctimas y seguidamente aruñaban y mordian la caja torácica, tratando de abrir las costillas y poder obtener los pulmones de sus presas. Una vez obtenidas, se comían todo y el cuerpo de la víctima se desangraba en el suelo.

Esta nueva fase del virus no tardó en expandirse ante la comunidad . Ahora más allá de intentar no contagiarse, era necesario no morir en manos de los contagiados resucitados. Una lucha entre la enfermedad y la reanimación zombie iniciaba a continuación… ¿cuanto más colapsados podríamos estar?

Brigadas de sanidad sacando muertos

Ajedsus (2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s