>> El Conflicto de Azkarnath<<

>> El Conflicto de Azkarnath<<

 

[Año 328,000 Antes de Nuestra Era  ~ 2 Era Solar]

 

La Gran Metrópolis de Azkarnat  relucía con sus grandes rascacielos de metal puro y sus enormes cosmódromos se alzaban sobre los cielos en grandes plataformas que rasgaban las nubes.  Es cierto que esta era una de las ciudades más concurridas para tratar operaciones financieras y militares dentro de la zona Austral y lo que era una gran característica de aquella ciudadela, eran los enormes muros que delimitaban toda su área. A la vez de sus grandes fuentes y árboles que adornaban sus gigantescas construcciones, cada una de estas tapizadas con azulejos con pinturas y simbologías muy significativas, incrustando letras sagradas de Telury.

Los Azkarthanos eran miembros del gran Impero Atlante en aquellos tiempos dorados de la humanidad. Estos tenían una estatura muy mayor de los seres humanos que los sucederían más tarde. Los atlantes poseían una altura que rondaban entre los dos metros y medio, sus cuerpos eran fornidos y denotaban una vigorosa salud. El color de piel era más claro que el de otras razas de humanoides a la vez que  tenían una cavidad craneal un poco alargada y relucían grandes cabelleras, pues dentro de sus creencias otorgaban una gran capacidad mística y de fuerza el tener largas cabelleras. La mayor parte de estos vestían, túnicas colores rojizos y claros, algunas togas y vestimenta holgada, poseían siempre collares de piedras preciosas, entre ellas gran cantidad de variadas gemas que dentro de su cultura, les proporcionaba gran poder y magia en manos de quienes conociesen sus secretos.

Los orígenes de tal civilización se remontaba a seres que habían llegado de un planeta errante que había existido millones de años atrás y los cuales eran originarios de un sistema planetario muy alejado al otro extremo de la galaxia. Los grandes viejos, recordaban con gratitud y orgullo el nombre de aquellos hombres de las estrellas, a quienes habían conferido el nombre de “Anzorvanan”.

Por lo general  la mayor parte de los habitantes llevaban una vida apurada en negocios en esa gran urbe, la cual se componía de grandes construcciones de edificios megalíticos de mármol y granito, en donde se distribuían las distintas dependencias del gobierno de Azkarnath. La población estaba dividida en tres facciones, los que eran agricultores y productores ganaderos, los administradores de finanzas y maestros constructores, y los  demiurgos y bio-técnicos, todos estos unidos por una sola ideología religiosa el cual se encomendaba a las fuerzas del gran Dios Omram.

Pero bajo las mangas de los gobernantes se llegaba a desarrollar fuertes rivalidades con las ciudades del Oeste, donde hacía veinticuatro años los armisticios entre la Megalopolis de Mazerta y Karnoth los mantenía en línea para no entrar en conflicto con las zonas de comercio  que acostumbraban a utilizar varias naciones del imperio Atlante.

Por otro lado los Mazertanos y Karnothanos, pertenecían a una estirpe un tanto alejada del imperio Atlante, pero los cuales llegaban a ser diferenciados dado al color más oscuro de su piel, siendo morenos y negros, pero al igual, teniendo una fuerza y poder basto. Estos eran miembros en lo que se denominaba el Impero Lemuriano, todo esto en honor a su gran Metrópolis que se encontraba en una gran isla al extremo del océano pacífico llamada Le Mur.

Dentro de los miembros de los lemurianos, se hallaban gran cantidad de Maestros en la manipulación de la Energía, por lo que estos trabajaban con gran cantidad de potenciales mentales que les conferían la manipulación de elementos de la naturaleza y la transmutación de la propia magia. Más allá de su notable avance tecnológico que iban de la mano con sus hermanos blancos, estos llegaban a utilizar más la transmutación de las piedras y la Roca Madre, las cuales utilizaban para hacer gran cantidad de construcciones megalíticas, muchas de las cuales podían ser elevadas como edificios ceremoniales o hasta de enormes aeronaves llamados por su raza como los “Aetoms”.

Desde un punto de vista , el conflicto en sí no era solo por las rutas de comercio, si no que en la gran metrópolis de Azkarnat se empezaban a realizar viajes espaciales  al planeta llamado Saturno, todo esto para abastecerse de armamento que llegaban a obtener de una extraña raza de seres azules con la apariencia de grandes anfibios que habitaban tal planeta y que  ellos denominaban los “Bauta”.  El contacto con tales seres, había incitado una grave preocupación ante la población de Mazerta y Karnoth, más sobre la intensa revelación  que se desataba en la mente de los lemurianos, dado a que las profecías hablaban sobre la liberación de males que vendrían de los cielos, si se empezase a tener contacto con seres de otros planetas. Más si el contacto con tales seres, determinaba un intercambio de armamento que ellos denominaban maligna.

Los Mazertanos y Karnothanos  que  eran de  sangre Lemuriana  sabían muy bien que las repercusiones de que estos expandieran su territorio ocasionaría mayor superioridad de este imperio, por lo cual estos se ponían en la defensiva para detener tales viajes sobre el espacio. Además de que el avance tecnológico era sumamente diferente por el constante intercambio que realizaban los Azkarnatano con cientos de naciones alrededor del globo terráqueo, en lo que respectaba el Occidente.

 De una manera los lemurianos habían sido abatidos en la última guerra confrontada hacia un siglo, donde la utilización de grandes flotas de aeronaves con armamento de electrohondas habían destruido los campos de fuerza que protegían a la antigua Megalópolis de Zurith que se hallaba en ruinas por la última batalla que había tenido con los aliados atlantes de Azkarnath y Wiener Nurza.

Una conspiración se realizaba entre las líneas de Karnoth sobre un golpe de estado que querían realizar sobre las tierras de Wiener Nurza , pues entre varios soldados infiltrados en su equipo de estrategas se encontraban varios karnothanos que se habían hecho de poder de varias aeronaves con cañones de rayos-katronicos, con los cuales iniciarían una nueva batalla en contra de las fuerzas de Azkarnath, todo ello, con la finalidad de iniciar un conflicto interno que se realizaría dentro de sus fuerzas armadas, el cual a la larga sería el vehículo para alcanzar las astronaves y destruirlas.

El principal motivo que desencadenó los conflictos con Azkarnath, sucedió un día en que estos realizaban un atentado a una ciudadela cercana a una nación lemuriana llamada Arcena, en donde estos comenzaron a aniquilar a los habitantes de tal nación, esto con el vil pretexto del espionaje que se empezaba a realizar en  torno a ellos. Uno de los graves daños que empezaba a provocar las tropas de Azkarthanos era que cuando estos atacaban a los habitantes con sus armas, los proyectiles de estos se incrustaban en sus cuerpos, pero seguidamente los habitantes llegaban a convulsionarse por los suelos, hasta que su piel era despojada y una serie de tentáculos los cubrían, tal como si fuesen calamares mutantes, estos se movían y atacaban a todo lo que se aproximase a ellos. Esto trastornó en gran manera a los lemurianos, los cuales empezaron a prepararse para confrontaciones futuras, ya que la aparición de tales monstruos, tenía una directa relación con el tipo de armas que les había otorgado los seres de Saturno.

Todo se fue acumulando hasta que el primer rayo electrohondas fue lanzado contra la gran Torre Babylon de Azkarnat , en donde se reunían gran número de monarcas corruptos y demiurgos en crecimiento.  La Torre Babylon, era considerada el gran punto de reunión para todos los planes que se realizaban en las naciones del Imperio Atlante. Este estaba compuesto de cientos de plataformas megalíticas de piedra que se alzaban sobre los cielos, hasta él imponente cosmódromo que se asentaba en las alturas de su techo.

Enormes aeronaves Aetoms, sobrevolaban la metrópolis cuando todo estalló, los habitantes huían despavoridos y cientos de Maestros de las Ciencias Ocultas, se debatían a muerte por las calles de los poblados, combatiendo contras las máquinas y guerreros que se encontraban a su paso. Los Karnothanos y Marzethanos poseían armaduras compuestas de fibras de vidrio, mientras los Azkarthanos tenían armaduras revestidas de metales livianos. Todos estos se enfrentaban con gran entrega, protegiendo sus tierras. Pero el combate aéreo, llegaba a ser igual de atronador que el terrestre. Mientras las aeronaves de los karnothanos eran de piedra, muchas de las aeronaves azkarthanas eran de metal puro, siendo esto manufacturado por las ciudades industriales de Izenath. Cientos de atlantes caían envueltos en llamas desde sus grandes torres y el cielo se teñía de un rojo carmesí, una fuerte lluvia se manifestaba por efecto de algún conjuro invocado por  Maestros Elementales Lemurianos y el ambiente se llenaba de fuego y humo.  Todo se enfrascaba en un frenesí de destrucción y pasión guerrera.

           Fue ahí cuando la gran aeronave Azrkarthana surcó los cielos para combatir nuevamente sobre las naciones de Mazerta y Karnoth. La maquinaria era descomunal y los técnicos especializados en comandarlos eran dominados por atlantes embriagados  por la sed de sangre.

La batalla de batallas se desarrollaría sin detenerse hasta acabar con todo.
En aquellos tiempos olvidados por la memoria de la raza humana, los continentes se alzaban con grandes montañas que alcanzaban los cielos, la tecnología era sumamente avanzada y potente, además de que las relaciones con otras zonas del espacio empezaba a realizarse, pues los orígenes de aquellas culturas habían llegado de las estrellas.

Colosales naves sobrevolaban los cielos y cantidades extraordinarias de metales eran importados de otros planetas como Venus, en donde residían los seres del antiguo planeta de Katón (Primer planeta del sistema solar anterior a Venus, el cual había sido devorado por el Sol en la Primera gran Expansión Solar).
Los viajes interespaciales  eran favorables y las grandes construcciones megalíticas eran la forma más recurrente para la construcción de sus grandes ciudades del lado de los Lemurianos  en cambio al de los Atlantes que habían caído en el pecado del Metal Forjado.

10479922_10204764095282985_2001453638543556140_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s