Capítulo 6: La Intervención (La Zubstancia)

Capítulo 6

 

La intervención

 

El equipo de investigación arqueológica se había centrado durante una semana a estudiar a profundidad las tablillas que habían encontrado y de analizar de manera radiológica en busca de características que pudieran vincularlas con similitudes con otros tipos de muestras esparcidas en el mundo, para tal vez así  determinar el tiempo de su construcción y el motivo de por qué se hallaban en el manto acuático del Mar Muerto. Entre las especulaciones de varios de los geólogos que acompañaban al equipo, estos llegaban a comentar fechas apreciativas de su origen, tal como que eran tablillas de información de 10,000 A.C o hasta que apenas tenían 1000 años de antigüedad, además sus estructuras asemejaban a piedras sedimentarias del Cuaternario, pero la presencia de calizas daban una dudosa sospecha del verdadero origen de tales tablillas. Angus River llegaba a discrepar de estas opiniones pues  él tenía el presentimiento de que tales artículos tenían una fecha mucho más antigua de lo que todos nos podíamos imaginar, dado a que ninguna de las características encajaban en los de otros tipos de tablillas estudiadas en todo el mundo con anterioridad.

─ ¿Entonces qué opinas al respecto de las tablillas?

Marcos Sutter le preguntó a River, mientras este se encontraba sentado sobre una colina, por encima de las instalaciones que había montado el equipo. El atardecer caía sobre ellos.

─ ¿Qué opino? Pues… te puedo decir que esas tablillas no deberían de existir o más bien, no entiendo que significado especifico llegan a tener.

Respondió Angus con una mirada incrédula en su semblante,  mientras este seguía viendo hacia el horizonte, donde se hallaba la vista al Mar Muerto.

─  ¡Vaya conclusión! del gran Arqueólogo Angus River.

Expresó Marcos de forma sarcástica, dándole una palmada en la espalda a su colega.

─ Entonces me quieres decir que ¿ya te has dado por vencido ante esta investigación?

─ No es eso… Tal vez necesito estar en mi departamento o más bien en una instalación más completa para trabajar más a gusto…

Respondió un poco irritado Angus.

─  ¿Te sucede algo amigo?

Preguntó Marcos, en lo cual este se sentaba a lado de su compañero. River le observó pensativo y tras unos segundos le respondió.

─ ¿Nunca has llegado a tener una pesadilla que luego de pasar días, esta sigue estando presente dentro de tu memoria como un historial que ocurrió u ocurrirá?

─  ¿A qué te refieres?, ¿A caso por una simple pesadilla te sientes un poco raro?

─  No exactamente… pero el sueño que llegué a tener hace cinco días se ha estado repitiendo continuamente en mi memoria cuando empiezo a descasar… es como si mi mente me indicara que tal cosa llegará a suceder o bueno, tal vez necesite un poco de aire más fresco que este.

Respondió Angus con un poco de agotamiento mental.

─  A ver, cuéntame que has estado soñando últimamente.

Insistió Marcos a Angus.

─ ¿Cómo explicarte esto?… bueno, pues lo que he soñado ha tenido una similitud muy parecida ya que en esta me llego a encontrar en un sitio con construcciones muy antiguas y grandísimas… pero lo que me intriga más es sobre la aparición de un extraño sujeto con una túnica negra, que me llega a ver directamente a los ojos para luego desaparecer, por ultimó siempre alcanzo a visualizar como una ciudad se llega a sumir en un caos desconocido.

─  Espera… ¿Acabas de mencionar que sueñas con un sujeto con una túnica negra?, acaso este también ¿no es de una gran altura?

Preguntó con mucho más interés Marcos, en lo cual Angus se llegó a sorprender. Llegando a sospechar de su amigo.

─ ¿Cómo lo supiste? Pues…  si, este llega a ser muy alto y sus ojos no llegan a verse totalmente, además de que estos brillan con una intensidad muy extraña. ¿Ya te había contado estos pesares?

Respondió Angus, el cual se llegaba a extrañar de la coincidencia de conocer las características de su acosador onírico.

─ Eso pues no, nunca me habías comentado sobre ello pero te digo que las características que me describes, llegan a parecerse a un tipo que llegue a ver con mis ojos el primer día que salimos de excursión rumbo a la zona de exploración acuática. Ya que cuando nos alejábamos de la costa, llegue a ver como un extrañó sujeto de como dos metros de altura llegaba a poner su mirada fija en dirección a nuestra embarcación.

─ ¿En serio Marcos? ¡No trates de jugar conmigo sobre este tipo de cosas que si  no es verdad!, llegarás a salir perdiendo.

Expresó Angus un poco irritado y agarrando del hombro a su amigo con tensión. Marcos le observó con preocupación.

─ Para nada Angus, ¿que ganaría yo si te invento una historia de esa manera? así que no estés paranoico, tal vez haya sido una simple coincidencia ¿no crees?

─  Ta vez tengas razón…

Mientras ellos seguían platicando, lograron a ver como en el occidente una franja de polvo se empezaba a levantar, por lo que Marcos tomó sus binoculares y enfocó hacia ese punto su atención.

8085413-Ruinas-de-la-fortaleza-Masada-y-vista-sobre-el-mar-muerto-Israel--Foto-de-archivo

─ ¡Angus! mira esto, tal parece que tenemos compañía no muy deseada.

Gritaba Marcos mientras este le pasaba los binoculares a River para que viera como un escuadrón de camionetas negras se acercaban a toda velocidad hacia la localización de las instalaciones de investigación puestas por el equipo de Alicia.

Al ver tal cosa, los chicos bajaron de la colina en donde se encontraban y corrieron lo máximo posible para llegar a las carpas de investigación en donde se hallaban las tablillas que analizaban, para que de alguna forma salvaran algunas muestras para su posterior investigación.

Cuando los jóvenes arqueólogos llegaron a las instalaciones, las camionetas ya habían llegado a su destino y un grupo de sujetos, entre ellos algunos con trajes de seguridad biológica, se encontraban inspeccionando todas las partes de la instalación de investigación contando de que el Profesor Henry se hallaba discutiendo con un par de sujetos de traje.

─ ¿Con qué derecho ustedes quieren llevarse nuestras muestras de investigación?, ¡Esto es injusto e inapropiado señores!

Expresó el profesor Henry con total indignación, tratando de arrebatar una gran tablilla de mármol a uno de los agresores.

─ Tranquilícese señor, mi nombre es Zuri Petriotska y soy ingeniero de la corporación ARCKTECH. Este procedimiento está aprobado por este documento en donde la OTAN y la ONU autorizaron la orden para recuperar los restos que ustedes están inspeccionando.

Comentó el sereno Petriotska al profesor mientras le enseñaba los documentos avalados oficialmente por altos mandos gubernamentales.

─  ¿Pero para que necesitan estas tablillas y los demás restos de objetos? según esta hoja ustedes son miembros de una Corporación de Biotecnología, ¿Para qué necesitan restos antiguos de piezas que deben ser estudiadas por especialistas como los que conforman mi equipo de arqueólogos y geólogos?

Preguntó deliberadamente el Jefe de operaciones del equipo de investigación de las tablillas ISRAM (Nombre clave, otorgado a las tablillas y restos de estas encontradas en el Mar Muerto) el cual era un sujeto de tez morena y rasgos indio.

─ Todo eso, llega a ser información clasificada señor, así que solo procederemos en notificarle sobre la presencia del documento oficial que indica que las tablillas son de propiedad Gubernamental y necesitan que se nos entreguen lo más antes posible.

Respondió Zuri con un tono firme, pero recto en el objetivo de su voz.

─ ¡No les entregaremos nada cerdos desinformadores!

Expresó con fuerza la chica Alicia, la cual le lanzó una pequeña hoja arrugada directo a la cara de uno de los integrantes de grupo de la Corporación Arcktech.

─  No es que no quieran señorita, es que deben entregarlas de inmediato.

Contestó Zuri imponiendo respeto ante todo el público e indicando con sus manos que procedieran a sustraer toda muestra de los objetos ISRAM.

La chica intentó abrazar un trozo de tablilla con escritura cuneiforme con todas sus fuerzas, pero los hombres intervinieron contra ella y la obligaron a entregar los objetos. Al igual que todos los integrantes del equipo de investigación debieron de optar por cancelar todas sus labores de inspección, para optar por entregar los artilugios con los cuales estaban recopilando datos y análisis estructurales.

Todos llegaban a mirarse con una actitud de impotencia al ver como los integrantes de esa organización comenzaba a llevarse los objetos que por ley eran de su propiedad y el derecho de investigarlas residían completamente en ellos, pero tal cosa era ignorada en su totalidad por parte de los medios gubernamentales.

En el momento en que Angus vio como los hombres de trajes de seguridad biológica empezaban a llevarse los objetos este llegó a correr hacia su camarote, ya que en ese lugar había dejado una de las tablillas grandes que había estudiado por una semana completa y en donde había recopilado un gran numeró de datos al comparar cada uno de los símbolos que tenía plasmado en su estructura, es por ello que la importancia de tales datos eran de gran importancia para él y mucho más lo sería para el equipo de investigación para el cual estaban trabajando.

Cuando Angus entró a su camarote, este llegó a mirar que la tablilla había quedado frente a una ventana y el calor que atravesaba esta era muy elevada, por lo que cuando el intento levantar la tablilla para esconderla se logró sentir como la superficie de toda esta  estaba demasiado caliente, por lo que  sus manos no pudieron aguantar tanto y se llegaron a quemar, dejando caer  la tablilla.

En el instante que la tablilla se estrelló contra el suelo, esta llegó a tornarse de una coloración translucida y un poco brillosa, a la vez de que esta empezó a vibrar muy intensamente, al ver aquello Angus se notó muy atemorizado sobre lo que estaba sucediendo y mucho más preocupado se llegó a sentir, porque el choque de la tablilla contra el piso había liberado un fuerte estruendo y de seguro eso llamaría la atención de los hostiles sustractores de vestigios.

Así que el intrépido joven intentó levantar nuevamente la tablilla para poder ocultarla, pero al momento de hacer esto un extraño vapor oscuro empezó a salir de la superficie de la tablilla, el cual se llegó a impregnar en los brazos de Angus, seguidamente este vapor desapareció, pero en los brazos se llegaba a notar como unas manchas negras se iban filtrando en la piel del indefenso arqueólogo.

Al ver esto, el joven River lanzó la tablilla contra la pared  y esta cayó sobre un sillón. Segundos después un par de hombres de la Arcktech  entraron sorpresivamente dentro del camarote de Angus para seguidamente llevarse la tablilla que se hallaba en el sillón.  Angus no pudo hacer mucho al respecto, dado a que fue sometido por dos miembros de la corporación, para que no se moviera en el acto.

Al obtener tal objeto, los hombres de la corporación colocaron la tablilla en una caja de presurización, aislándola de todo el ambiente de una vez por todas para que los gases que aún liberaba no perjudicasen a los individuos que se encontraran cerca, aunque tal función no actuaba mucho para el joven Angus, dado que este había estado expuesto al principio a los gases extraños de esa tablilla hostil.

Dentro de poco tiempo después de que se retiraron los hombres de la Arcktech de la habitación de Angus, su amigo Marcos acudió a verlo y le ayudo a levantarse del piso en donde se mantenía tumbado, mirando como uno de los hallazgos tal vez más importantes para su vida le eran arrebatados por miembros de una organización con fines muy diferentes a los de su equipo y de su profesión.

─  ¿Te encuentras bien Angus?

Preguntó preocupado su amigo Marcos.

─  ¿Bien? ¡Para nada¡ me encuentro muy furioso, ¡ya que estos mendigos sujetos se llevan uno de los objetos más fascinantes que había visto!.

Respondió alteradamente Angus, mientras aún se miraba los brazos con preocupación.

─ ¿No te han agredido esos hombres? ¿Están bien tus brazos?

─  Si, si me encuentro bien, no es nada grave.

Exclamó Angus, retomando la compostura y limpiándose sus brazos con una camiseta.

─  ¡Chicos que bueno que los encuentro bien! ¿Ya se dieron cuenta de esos imbéciles?

Expresó Alicia Zimmer, que se hallaba en la puerta del camarote de Angus.

─ ¡Vaya que sí! Esto es una gran injusticia, ¿Cómo se atreven a llevarse lo que es nuestro?

Añadió Marcos con fuerza.

─ Esto no debería quedarse así amigos, deberíamos luchar y quitarles nuestros objetos a esos monigotes gubernamentales.

Comentó alterada Alicia a los chicos.

─ No creo Alicia, eso sería muy arriesgado para nosotros… En ocasiones es prudente no meterse con serpientes y leones que pueden hacernos daño como simples corderos que somos.

Reiteró Angus, mientras el observaba como los hombres de la Arcktech, subían a sus camionetas todos los objeto de la colección ISRAM, para luego emprender su retirada de forma rápida, tal como habían llegado, dejando todo un alboroto atrás.

Es claro que por derecho, los objetos que habían descubierto el equipo de investigación europeo, debían de ser estudiados solamente por ellos, dado a que poseían los conocimientos inmediatos de su obtención y objetivos de investigación. Pero la intervención de la ARCKTECH y sus maliciosos planes gubernamentales, llegaron a arrebatar definitivamente todo los objetos que habían hallado en el Mar Muerto.

Después de un corto periodo de treinta minutos, todos los integrantes de la Arcktech, habían obtenido todos los objetos ISRAM  y se dirigían hacia la base de Uruk que se hallaba en las cercanías de Irak. Para Zuri Petriotska el objetivo de la misión había sido totalmente cumplido y sabía que los Antiguos estarían orgullosos de los resultados y de la obtención de las tablillas  que tanto habían buscado. Pero más allá de eso, una pequeña consternación nacía dentro de él al percatarse de lo enigmática que se miraban aquellas tablillas tan anheladas por sus amos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s