Travesía de Amor en un Mundo Astral # 1

Primer Interludio

 

Hay algo entre nosotros

Hay algo entre nosotros que va más allá

de toda normalidad en el vínculo sentimental.

Hay algo más allá entre nosotros

que repasa al infinito y lo opaca tras avanzar.

Hay algo entre nuestros corazones más allá del simple palpitar

un fuego más eterno que la chispa de una supernova.

Hay algo más allá entre nosotros que nos hace reconocernos

nos vincula a lo lejos, con cuerdas bien tensadas

reconociéndose a distancias separadas.

Algo más allá que un simple capricho

más allá que un simple anhelo

que nos hace desearnos y envolvernos

 de emociones hasta explotar.

Lo que hay entre nosotros consume la eternidad

rebasa lo cotidiano y supera la normalidad.

Lo que hay entre nosotros esta mas allá

de un amor terrenal de un amor normal

 lo nuestro se convierte en un amor sideral y fantasmal.

Algo profundo , inexplicable con sonetos simples , algo irreverente pero genial

tal vez nuestras almas se reconozcan con esa esencia tan especial

que enlaza parecidos gemelos, gustos gemelos, almas gemelas.

Pues entre nosotros hay algo más allá del bien y el mal

más allá de la fantasía y la realidad.

 

                                                                                    Capitulo I

Un soñador

 

Debo admitir que en esta vida existen una gran cantidad de placeres que nos enriquecen y alegran el alma. Algunos tan simples como el hecho de comer un buen chocolate después de haber tenido un pésimo día, otros como lograr encontrar dinero en algún pantalón que tenía tiempo que no usabas y unos más cálidos como llegar a abrazar a alguna persona a quien extrañabas mucho . Y por otro lado también están los placeres más íntimos y culposos, que cada persona guarda secretamente en su subconsciente personal.

Para mí, uno de los placeres más confortables y geniales, era el simple hecho de dormir, descansar y dentro de ese lapso poder soñar, y aún más placentero el hecho de despertar en medio de la madrugada, mirar el reloj y darme cuenta de que aún falta un tiempo considerado para que suene la despreciable alarma, seguidamente volver a cerrar los ojos y lograr sumergirme nuevamente en mi universo onírico, lleno de fantasías y secretos prohibidos. Y lo mejor de mi placer con los sueños, era el hecho de que de alguna manera yo tenía la capacidad de manipularlos a mi antojo, llegando a crear momentos que me agradarán y creando escenas ficticias de la mejor calidad, era un arquitecto de mis propias estructuras oníricas, y eso transformaba a mis sueños en un tesoro al que solo yo podía profanar. En una noche podría estar al mando del Halcón Milenario abatiendo naves enemigas que salían de la Estrella de la Muerte, o viajar al centro de la tierra para vivir aventuras de lo más extraordinarias junto a eslabones perdidos en la línea del tiempo terrestre, o bien poder obtener poderes supra humanos como  algunos personajes de los dibujos animados japoneses  y combatir a ejércitos completos de supremacía Nazi, salvando al mundo de una destrucción total y recibiendo al final una ovación de parte de toda la humanidad. La simple capacidad de manipular mis sueños, hacía de estos moldeables y lo convertían en uno de mis más grandes placeres culposos.

Suena la alarma, de un sobresalto siento una aprehensión que me succiona hasta la realidad normal, hacia la cruda y simple realidad de la cual soy prisionero, mi alma inmortal es transportada hacia los confines del Olimpo,ahí sentenciado por Zeus y  Ares para luego ser arrojado hacia los abismos de mi dormitorio , tomando consciencia ya dentro de mi mundo , en mi cruel mundo lleno de mortales que se hacen la idea de sacarme de quicio día a día. Despierto y abro los ojos poco a poco, al hacer esto mis parpados se levantan como un gran telón rojo al mostrar los actores después de protagonizar una obra de teatro para recibir gratificación, pero en vez de que yo reciba buenas caras, recibo la voz incomoda de alguien que grita a lo lejos.

Alzo mi brazo hacia mi celular y de manera torpe apago la alarma, no importa que botón toque, el simple hecho de tocarlo apacigua y apaga, cortando ese tono chillón que al principio amaba escucharlo pero que actualmente odiaba por ser el desalmado que me regresaba a ser consciente de esta insulsa realidad. De mi parte, pudiese quedarme horas y horas durmiendo, tal vez cubrirme de muchas colchas y almohadas e invernar tal como lo hacen los enormes e imponentes osos pardos de Norteamérica, descansar tanto hasta que mi crisálida de esponjosas sabanas y almohadas eclosionaran y yo me convirtiera  en un ser alado y superior , en un verdadero Hermes de la nueva era . Tal vez de mi parte las cosas serían así, pero mi madre no pensaba lo mismo.

Siento un tirón, sacudiéndome con rudeza y de manera intempestiva una voz me invade:

− ¡Ernesto , Ernesto , ya levántate   ya es hora ¡ − gritaron a lo lejos .

“Mi madre tenía que ser”, pensé vagamente entre mirada de soslayo.

─ ¡Ya voy mama, permíteme cinco minutos más¡ . ─ repuse seguidamente.

─ ¡Nada de cinco minutos más, te levantas en este mismo instante, ya van como tres veces que llegas tarde al colegio por culpa de tus mendigos cinco  minutos, anda ya levántate¡ ─ exclamó  mi madre con fuerza .

─ ¡Oh bueno , bueno ya voy¡ ─  conteste frunciendo enseño .

Su voz tan fuerte y mandona, me hizo desquiciar y de forma casi sonámbula me levante, mis ojos pesaban como si tuviese dos gomas de borrar atados a mis parpados, y pues como no me iban a pesar si me había desvelado la noche anterior .Camine paso a pasito hacia el baño, me lave la cara para recobrar consciencia de haber despertado y me cepille. Luego pase al comedor y desayune mi plato de cereal con leche y una taza de café que mi madre me había servido previamente. El sabor del café era amargo, se notaba que estaba bien cargado pero contrastaba bien con el sabor de leche dulce que tenía mi cereal. Y por ventaja vaya que el café me activa las pilas, la bendita cafeína actuaba rápidamente en mí sistema nervioso simpático, despertándome completamente y preparándome para la acción.

Acabe de desayunar y luego me fui a mi cuarto a cambiar, me perfumé bien con mi fragancia favorita y me peiné desordenadamente, más bien el termino sería despeinar por vista de mi madre. Salí temprano de mi casa y subí dos cuadras hacia el norte para esperar el transporte , estuve como seis minutos esperando y paso el primer colectivo , pero este se encontraba lleno y sin lugares , lo tome normal y espere al siguiente , pero al pasar el tiempo , paso el segundo , el tercero y por último el cuarto ,pero  mala fortuna tenía, todos estos pasaban llenos , maldecía en voz baja cuando pasaban cerca de mí,  sin tan siquiera dejarme subir  para ir medio agachado en medio del colectivo. Por desgracia mía, este era el único transporte que me llevaba a mi colegio y por otro lado estaba la opción de irme caminando, pero dado a que me quedaba poco tiempo y teniendo en cuenta de que tenía que recorrer una larga distancia, no era la mejor idea . Creo que debo mencionar que en ocasiones al despertar,al dar nuestro primer paso, bajamos el pie equivocado y es ahí donde nos metemos en un día de mala fortuna,  esto no significa sisaña del destino , simplemente es una mala coordinación sobre nuestros primeros pasos.

Ya empezaba a desesperarme cuando de repente volteando la cuadra, un taxi se estacionó y alguien gritaba mi nombre, volví la mirada hacia esa dirección y me di la sorpresa de encontrarme con Carlos , un muy buen amigo al que le tenía mucho aprecio. Ver su cara me alegro el día , mas cuando me dijo que compartiéramos el taxi para que llegásemos lo más rápido posible , dado a que por mala fortuna de ambos, estábamos estancados esperando transporte. Corrí hacia su dirección y me subí al taxi , lo salude amistosamente y agradecí que apareciere , por que esperar más tiempo en mi actual situación , habría hecho que me salieran canas verdes de tanto esperar , ambos estábamos en las mismas y empezamos a reír por lo sucedido . Llegamos casi a tiempo al colegio , y por suerte me tocaba psicología como primera clase y pues la profesora de esta asignatura era muy comprensiva y amable , tal parece que desde ese punto mi día no empezaba del todo con mala fortuna.

En esos días analizábamos las etapas del desarrollo sexual infantil de Sigmund Freud  y había un tema que me consternaba en esa clase y se trataba sobre el llamado “Complejo de Edipo” , simplemente me parecía algo enfermo que un niño sintiese deseo sexual hacia su madre y peor aún el hecho de que de grande buscase a una mujer con los atributos parecidos a su madre, me parecía un tema algo fetichista y anormal, creo que no me impresionaría que existiese gente con este tipo de tendencia dado a lo enfermo y raro que el mundo acostumbra a ser .

Ya empezaba la hora del receso y me dirigía hacia la cafetería, estaba acompañado de Carlos y otro amigo llamado Jorge, con los cuales siempre acostumbraba a estar, nos divertíamos mucho, ya que teníamos gustos en común siempre charlábamos sobre las películas zombies que tanto nos gustaban , una que otra anécdota de los días en que acudíamos a rentar consolas de videojuegos para jugar DrawnDead y uno que otro chascarrillo gracioso hacia nosotros. Desayunábamos unas ricas hamburguesas y al terminar de comer, los deje por un momento para dirigirme a los sanitarios. Cuando caminaba hacia los baños, vi una cara conocida aparecer fuera del salón de Ciencias Biológicas, era sin más dudas mi hermosa Ana , tan linda como siempre , pero me encontraba con sentimientos de rencor hacia ella . Nos acercamos poco a poco y con mirada fría y desinteresada rozamos el camino por donde nos topamos, el simple hecho de pasar cerca de ella, me desataba unas ganas de abrazarla y decirle lo tanto que la extrañaba, pero el orgullo y la dejadez con principios me lo impedía. Habíamos terminado nuestra relación hacía tres meses atrás.

Llegue al baño, hice mis necesidades y me encaminaba a lavarme las manos , por un momento me quede mirando al espejo y de manera fantasmal , empecé a recordar momentos alegres que había pasado con Ana, cada  fragmentario recuerdo se plasmaba en el área del espejo y con sentir melancólico  me preguntaba ; ¿ Que nos había pasado? , ¿Por qué nos debimos de haber alejado? , mi grave error seguramente.  Otra vez como muchos días  me había amargado la mañana, el simple hecho de saber que no la tenía entre mis brazos me envenenaba el alma y un gran sentimiento de soledad invadía mi mente. “Ya supéralo, vas a encontrar a alguien más, ¡vamos ánimos! “. Me gritaba mi subconsciente para poder recobrar fuerzas que siempre perdía al encontrarme con su figura .

viaje-astral

Obra: “Travesía de Amor en un Mundo Astral” (NOVELA)

Capítulo 1: Un Soñador

Autor: Ajedsus (2014)

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS/SAFE CREATIVE

Anuncios

2 comentarios sobre “Travesía de Amor en un Mundo Astral # 1

    1. Cada quien hace lo que quiere en el baño =_= Y sí, doy alusión a la esperanza de un pobre corazón marchito u.u , alguien que pensaba que no encontraría el amor una vez más y se quedaría soltero y mongol… Por suerte el cosmos conspiro e.e

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s