Capítulo 3: Los Planes {LA ZUBSTANCIA}

Capítulo 3

 

Los Planes

 

Una total calma se llegaba a respirar en la sala de conferencias de la Base de operaciones 002 de la Arcktech. Esta era una gran sala de 10 metros  de ancho por 25 de largo. Estaba tapizado por paredes de un metal liviano parecido al hierro, pero con aleación de aluminio, con una tenue iluminación blanca y  contando  que la sala poseía un sistema de termorregulación muy dinámico, haciendo variar temperaturas tropicales, calurosas y hasta templadas, evadiendo en gran manera el frío mortal que acosaba las afueras de la instalación. Dentro de esta se encontraba una gran mesa cuadrangular, y con dos decenas de asientos con una recubierta acolchonada de color rojo carmesí, a los lados de cada sala se hallaban dos grandes pantallas que entrelazaban, algunas cámaras con las demás instalaciones de la base y en esa ocasión, estas pantallas mostraban el gran símbolo de la corporación.

estac3a7c3a3o-antc3a1rtica-comandante-ferraz

Era un día extraño en aquel lugar ártico, ya que por lo general, los días en tal estación eran cortos, con pocas horas de luz del sol y largas horas de penumbras y tormentas de nieve. Las tareas dentro de la base de investigación se centraban en la manipulación de microorganismos y la creación de algunas curas hacia diversas enfermedades, además se contaba con un laboratorio de genómica que contenía gran cantidad de datos sobre los genes de personas que habían tenido un comportamiento inusual ante experimentos con enfermedades en el mundo, contando con los datos del proyecto Genoma, todo esto para el trabajo de manipulación genética de patógenos y del comportamiento de los genes ante determinadas enfermedades. Los trabajos eran arduos, el personal laboraba por lo general 6 horas y seguidamente solo se dedicaban al ocio, a la investigación independiente y a labores de mantenimiento de la base y la maquinaria que componía al gran edificio.

Pero esa tarde de Febrero del año 2030, las labores habían cambiado de rumbo según lo planeado, pues la presencia de cuatro de los seres denominados  Antiguos, representaba una autoridad máxima y temible, lo cual ameritaba un trato sumamente respetuoso y sistematizado. Una parte entera de la gran mesa se hallaba ocupada por estos cuatro entes, quienes estaban distribuidos en una ampliación de tal mesa central y estaban sentados en una especie de sillas grandes y con un respaldo lleno de símbolos extraños y con acabado de madera y metal.  Estos  se miraban entre ellos silenciosamente, tal como si estos se comunicaran telepáticamente, mientras los demás integrantes de la mesa del comité, se miraban nerviosos e impresionados de llegar a ver a los antiguos en persona. De repente  un viejo doctor llamado Foster Nema de cabello castaño entre canoso, robusto y de estatura media, vestido  con uno de los trajes grises  elegantes de la corporación  empezó a hablar mediante el pequeño micrófono que tenía colocado en la barbilla. Este se miraba un poco nervioso ya que se hallaba cerca de la parte en donde estaban sus inhóspitos invitados, pero trataba de expresar la mayor calma posible ante el comité que estaba conformado por personal especializado en la base, dentro de ellos biotécnologos, microbiólogos, ingenieros miembros de la milicia y médicos;

─  Muy bien, ahora que ya estamos todos presentes, creo que es hora de comenzar… Bueno para empezar es necesario presentar a nuestros invitados de honor, los cuales creo que ya han notado su presencia en toda la base de operaciones en el transcurso del día ¿no es cierto? — comentó muy tranquilamente mientras articulaba una sonrisa a sus fríos invitados, el dirigió una rápida mirada a  ellos y estos le observaron con ojos estáticos y profundos.   ─  Es un orgullo para mí, llegar a tenerlos aquí en mi Base mis queridos amigos, así que os presentare ante mi humilde comité. El caballero que se encuentra en el primer asiento de la derecha se llama Teracsele.

 

El ser  se levantó e hizo un pequeño movimiento con su alargada mano. Este portaba una larga túnica color zafiro y la parte de sus rostro que respectaba a la boca estaba cubierto por una especia de manta oscura. Este medía 2.3 metros y poseía cadenas de oro en sus manos.

 

─ El siguiente invitado a su derecha  se llama Mesiofele.

 

Igualmente el antiguo  se puso de pie y observo a cada miembro del comité con sus ojos de color azul y con una mirada profunda. Este al igual que su compañero, portaba una túnica parecida, solamente que él se observaba con una carga negativa muy inusual, portando cadenas en las manos de color oscuro.

 

─  Y el último se llama Ganfele

Este solamente se mantuvo sentado y gesticuló una especie de sonrisa ante toda la sala de conferencias, mostrándose frío y atemorizante, él vestía una  toga de color zafiro y no tenía tapada la cara. Su altura presencia se miraba imponente y parecía que era más grande que sus compañeros, a este se le denotaba que tenía más alargada la cabeza, en posición que se encubaba un poco hacia atrás.

 

─ Y bueno, creo que todos ya conocemos al señor Asófeles que siempre nos acompaña para monitorear nuestras operaciones cotidianas.

Asofeles, dirigió una sonrisa ante el comité y se mantuvo en silencio. Entre los tres antiguos, este era el que portaba una vestimenta más humanoide, todo por la costumbre de caminar más tiempo entre ellos y por su gusto por la cultura terrestre.

Las facetas de los Antiguos no denotaban alegría alguna, pues su mera fisonomía expresaba una característica inhumana, hostil y más con su gran estatura y  la vestimenta que portaban estos, pues sus largas túnicas de color zafiro les llegaba a adornar  con un aura enigmática.

Tras la pequeña presentación, uno de los antiguos  comenzó a hablar con un extraño acento áspero sobre el tema a tratar;

─  Me parece que sus instalaciones ser aptas para el trabajo en el cual os encomendaremos, ya he monitoreado cada una de las estaciones experimentales y me parece que su base es la más óptima para llevar acabo nuestros planes.

 

Comentó el antiguo llamado Mesiofele, a la vez que movía su cuello lentamente para observar a cada uno de los integrantes del comité.

 

─  Uno de los planes más próximos a tratar, es sobre la interceptación de unos objetos de muy alto valor para nosotros y vuestra organización.  Las cuales han sido descubiertas en una de las costas de lo que ustedes llaman Mar Muerto o el antiguo “Pozo Mordentis”, allí se han llegado a localizar unas tablillas que habíamos buscado por mucho tiempo y que serán necesarias para los siguientes movimientos en nuestro tablero geo existencial de operaciones.

 

Explicó  el antiguo  Teracsele, este hablaba con una voz profunda y solemne, transmitiendo una extraña paz ante el personal de la sala de una forma mágica.

 

Mientras todos escuchaban atentamente los anuncios que declaraban los extraños Antiguos, una pequeña cantidad de integrantes del comité se llegaba a preguntar “¿Qué tipo de objeto será tan valioso para ellos? y ¿Cuál sería el próximo eslabón de sus planes dentro de su juego de ajedrez?” Pero fuese lo que fuese, todos sabían que debían acatarse a las órdenes de estos entes ya que ellos eran los principales pilares de lo que representaba su corporación y las demás ramas que la conformaban, tomando en cuenta de que estos podían sentir los cambios de emociones que podían llegar a tener los seres humanos tales como furia, tristeza, rencor, ira, felicidad, lealtad y demás factores de índole emocional. La lealtad era sumamente importante para seguir en pie dentro de la corporación.

En un instante, uno de los antiguos saco un artefacto circular del bolsillo izquierdo de su bata negra de cuero que portaba dentro de su túnica. Este la cual dejo rodar por la mesa de conferencias, hasta que esta llego a quedar en medio de la mesa y en un instante llego desplegar una serie de patas que se anclaron en la madera y empezó  a proyectar un holograma tridimensional, de donde llegaban a salir datos en un extraño idioma y las imágenes de artefactos de estilo ancestral, parecido a tablillas con jeroglíficos egipcios.

 

─  Estas ser tablillas muy importantes para nosotros y también para vosotros, así que ustedes deber conseguirlas a toda costa, ustedes mover documentos y obtener de inmediato… Esto ser ordenes de los altos rangos.

 

Comentó el antiguo Ganfele con un lenguaje tosco y extraño. Este se comportó con total seriedad al momento que sus compañeros contaban parte de los planes, pero en su mirada se observaba una extraña necesidad de poder y ambición. Un aura oscura de escondía tras aquellos ojos azules.

 

─ Bueno, es cierto que estos artículos son importantes para ustedes, Pero… -¿Para qué optar por ayuda de nuestra base si nosotros no tratamos objetos de arqueología?

 

Preguntó un   ingeniero biotecnólogo  ruso de 32  años y  miembro de la milicia  llamado Zuri Petriotska. Este portaba un traje militar de color azulado y blanquecino, camuflado para aquellos parajes. Tenía el cabello corto y negro, poseyendo una barba en forma de candado.

 

─ Ser muy buena pregunta, Asófeles responder tal cuestión.

 

Respondió Ganfele, observando de manera súbita al ingeniero.

 

─ Pues bien, mi querido Zuri este tipo de tablillas son de carácter muy, pero muy antiguo pero más allá de que tenga forma de una simple tablilla de metal, estas contienen agentes de carácter biológico que necesitan de un trato muy minucioso y cuidadoso, es por eso que necesitamos de la intervención de esta base para su pronta recuperación.— Explicó cordialmente Asófeles al comité en general.  ─ Y para ahorrar tiempo, ya he movido piezas gubernamentales para que el proceso de obtener tales piezas se realicen de la manera más civilizada posible, así que esto es todo por el momento.

 

Después de la explicación del antiguo Asófeles, todos los del comité empezaron a hablar entre murmullos, pero tal reacción era porque si habían llegado a captar el punto de la visita, además el antiguo Asófeles era el ente con apariencia más humana dentro del comité de altos rangos, aunque tuviese una gran estatura y apariencia de  viejo endurecido por los milenios, este se lograba camuflar muy bien como un humanoide normal y simpatizaba con todos de manera que irradiaba vitalidad.

 

─  Me parece perfecto.— Expresó el Dr. Foster, observando a todos en la mesa.  ─ Ahora que tenemos toda la información, es hora de empezar a trabajar y ¡Bueno a moverse todos!

Tras cerrar la plática de esta manera, los antiguos se levantaron tranquilamente de sus asientos y se dirigieron a una gran sala que se hallaba a unos dos pisos debajo del centro de conferencias, dentro de ahí, estos eran dotados  de trato confidencial para los visitantes de altos rangos, en donde estos recibían atención especial y se alimentaban con sus alimentos favoritos los cuales variaban de carne cruda, sangre de animales y hasta de compuestos orgánicos en solución específica.

Específicamente, los antiguos llegaban a ser entes que pertenecían a otros tiempos y entre especulaciones de ingenieros y miembros del comité, estos llegaban a ser humanoides pertenecientes a épocas muy anteriores a las civilizaciones humanas más antiguas, y aunque fuesen viejos la gran parte de ellos, estos poseían una fuerza descomunal y potenciales mentales únicos  que los convertían en entes muy especiales y enigmáticos.

Luego del terminó de la junta, el doctor  Arnell se dirigió a su oficina a descansar, dado que siempre cuando se llegaba a encontrar a este tipo de sujetos, él siempre llegaba a perder energía de manera extraña, él había guardado silencio durante toda la junta y de alguna manera inusual empezaba a pensar en que algo grande se traían entre manos aquellos seres tan raros,  contando de que la curiosidad sobre qué tipo de agente peligroso contendrían las tablillas que se encontraban en Israel le carcomían la imaginación, pues siendo el uno de los especializados en experimentos de agentes biológicos, siempre era el primero en tratar nuevos casos y de inocular los agentes a individuos  para analizar comportamiento, después de todo, el pertenecía del bando de los malos y su especialidad era causar terror con microorganismos.

Zuri Petriotska caminaba por los largos corredores de la base y se encaminaba a su cuarto. El reflexionaba sobre el verdadero motivo de la visita de aquellos seres, pues la simple excusa de que necesitaban de la base para manipular el agente extraño en una especie de tabillas le resultaban sumamente inusual. Zuri era un militar de  nacionalidad Rusa. Aunque había trabajado para la corporación desde cincos años atrás, pero  este inicialmente  pertenecía a la milicia de  la Federación de Rusia como un ingeniero   especializado en armas biológicas y en la manipulación de organismos para la implementación de estos para la guerra. El sin duda había trabajado  ocho  largos años dentro de la milicia y  en ese tiempo había aprendido muchas cosas, entre ellas ser frío y fuerte ante las adversidades y misiones,  contando que había colaborado  en proyectos como “Toxina-IR34” el cual se fundamentaba en la creación de un suero venenoso, que inhibía las funciones cognitivas de los soldados enemigos y los hacia retorcerse de dolor en el suelo al ser inhalada en el campo de batalla. El éxito en esta emprenda, le había dado el pase seguro para que la Arcktech lo contactara y este ingresará sin muchos problemas dentro de los proyectos de la corporación, siendo importante para el estudio de biotecnología de animales y patógenos.

El aún era un poco  indiferente ante lo que se realizaba dentro de la corporación, pues los experimentos con humanos le parecía algo normal y mucho más el arduo trabajo para nivelar los índices demográficos de la población, pues existía un grave problema con ello, por lo que todo lo referente a la implementación a enfermedades para eliminar grupos de población le parecía algo simple, inhumano pero necesario en aquellas épocas de escases de alimento y territorio. Pero más allá de eso, la presencia de aquellos seres habían despertado en él una curiosidad muy fuerte, ahora en necesitaría conocer más sobre esos “Planes” y las consecuencias que tendrían dentro de la corporación y del mundo si fuesen seguidas según las ordenes de los altos rangos.

El ingeniero se recostó en su gran cama matrimonial y lanzo sus botas al piso de su amplio cuarto. Este poseía pocas cosas dentro de él, una que otra foto de sus familiares en Moscú y sus viajes a otros países del medio oriente en sus tantas misiones a Siria. El tomo su smarphone con pantalla de 6 pulgadas y empezó a leer un poco sobre “Técnicas de quimeras biológicas” escrita por un científico austriaco llamado Eyborh Neyser, estaba interesado en manipular organismos vivientes más grandes que los caninos y pequeños reptiles. De pronto una imagen holográfica se desplego en medio de su dormitorio y la imagen del comandante de operaciones Mario Estrada apareció, hablando en dando las órdenes para la misión siguiente que dictaba los planes. Este había indicado que estaría implicado en la operación “Arenas Muertas”  y que se embarcaría en conjunto a un equipo de asalto con científicos dentro, para ir a Medio Oriente y conseguir las tablillas que necesitaba la corporación. Zuri asintió a cada orden que otorgaba la llamada holográfica del comandante y tras acabar el comunicado, él se quedó sentado a la orilla de su cama, pensando y meditando sus siguientes movimientos. Ahora estaba dentro del juego otra vez, era momento de trabajar.

Mientras tanto, un comando especial se alistaba para zarpar a Medio Oriente, para ir en buscar de los objetos requeridos por los Antiguos, los cuales después de tanto tiempo de búsqueda, estos habían dado con la localización de estas tablillas. Estas  se habían perdido en él tiempo tras una gran batalla que llegó a suceder en una época muy alejada de nuestra era, en donde los actuales seres humanos no existían pero la tierra era habitada por ese conjunto de humanoides de gran estatura, quienes conformaban la escala más alta de demiurgos que dominaban las tierras ancestrales del pasado pero que en nuestra era eran denominados como “Los Antiguos”, en honor a ser los hermanos mayores de la humanidad.

 

4_antarctica_base_with_ships

  • Obra: LA ZUBSTANCIA (Novela)
  • Capítulo 3: Los planes
  • Autor: Ajedsus (2016)
  • TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS/ SAFE CREATIVE
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s