Capítulo 2: La Reunión {La Zubstancia}

Capítulo 2

 

La Reunión

 

 

le-caire-cairo-041

  • ¿Entonces que viste en aquel lugar Ninrod?

Preguntó Angus el cual se hallaba sentado en la mesa circular del hotel en donde estaba hospedado. Por la ventana, se filtraba pequeños rayos del atardecer en el Cairo. Esta coloreaba al cuarto de matices claroscuros y con un naranja opaco.  Este se levantó y  poco a poco se acercó a su amigo y lo quedo mirando fijamente, tratando de liberar alguna declaración contundente. Su amigo lo observó con una mirada apagada y algo cansada y le contestó;

  • No sé como explicarlo amigo. Solo recuerdo que en aquel lugar, había una entidad muy extraña. Se sentía una pesadez y la presencia de cientos de almas apresando la cámara subterránea… Todas las evidencias de lo que vi, están en las fotos de mi cámara en la Tablet. Eso es todo. Lo que haya sentido en ese lugar, ya queda encerrado en mi subconsciente.

Angus quedo frunció enseño y observó a Gerard. Este revisaba las fotografías que había capturado en su Tablet.

  • Debo admitir que son fotos impresionantes. Ahí abajo se hallaba un gran descubrimiento. Me siento un poco frustrado de que no hallamos explorado más aquella cámara.— él pasaba foto tras foto, hasta que una de ellas le llamo mucho la atención, centrándose en ella — Más allá de eso, mira esta fotografía Angus.

Rivers tomó la Tablet y observó con detenimiento la pantalla, en ella se hallaba la imagen de una especie  de pintura  de un  humanoide plasmada en la pared, adornado con cientos de símbolos. Pero en una esquina del lugar, se podía ver reflejado una gran sombra extraña, parecida a un ser cubierto con una gran toga. El arqueólogo siguió checando las demás fotografías y logro percatarse que en otra de las fotos, tal sombra llegaba a aparecer otra vez y esta se miraba aún más evidente, en donde en la zona de la cabeza, la sombra deslumbraba un gesto de enojo, mostrando sus fauces blancas. Tal figura llego a sorprender al arqueólogo, y comentó;

  • ¿Acabas de decir que sentiste una extraña entidad ahí abajo? — preguntó Angus dirigiendo una mirada de sospecha a su amigo, el cual asintió en el acto. — Pues tal parece no estabas tan solo ahí abajo. Algo o un “ente” se hallaba contigo en esa cámara.

Angus le acerco la Tablet y le mostro la foto en donde estaba aquel “ente” difuminándose entre una oscura sombra. Ninrod se asombró por aquello y sintió un escalofrío en todo su cuerpo. Momento en donde exclamo;

  • ¡Sabía que había algo más en aquel maldito lugar! ¡Lo sabía! No me explico, como ese tipo de cosa merodeaba ahí. Vaya que salí ileso, si algo así me poseyera, mi sufrimiento apenas comenzaría a suceder y no tendría fin…

Los dos chicos quedaron observando a Ninrod, como tratando de comprender lo que este había dicho. Gerard dejo de comer una barra de chocolate que tenía consigo y le pregunto intrigado;

  • ¿Cómo está eso que te podría poseer? ¿Te refieres acaso, como si fuera un demonio, como los que combate el Vaticano? ¿Acaso crees en ese tipo de cosas?
  • En sí soy Islamista Gerard y no creo en demonios como tal. En mi religión, ese tipo de seres son denominados “yinn”y en sí son genios o criaturas de diferente naturaleza, creadas antes que el ser humano. Estos llegan a moverse entre distintos planos o universos y son incorpóreos, no llegan a reflejar la luz, por lo que no pueden verse. Pero si pueden chocar con nuestra realidad y pueden representarse mediante choques de energía y entre ello, está el distorsionar la energía matter de un ser humano y poseerlo. En este caso, la oscura presencia que se halla en esa cámara, pudiera ser algo como un “yinn” que se encontraba preso en aquella cámara…

Por un instante Ninrod, se mantuvo  estático ante lo que él acababa de decir, se miraba meditativo y analizando las palabras que el mismo había dicho y se estremeció del horror quedándose callado un largo momento.

  • ¿Qué paso Nin? — preguntó Angus, tratando de hacer concluir la declaración de su amigo.
  • ¿Y si … por mi culpa…o nuestra culpa?… ¡Hemos liberado a una extraña entidad apresada por milenios en aquel lugar. Tal vez hemos hecho algo devastador y no nos damos cuenta aún! — exclamo Alherez de forma alarmada, parándose de donde se hallaba sentado y dando vueltas como loco en toda la habitación. Él se rascaba la quijada como si una extraña alergia le carcomiera la piel y empezó a sudar considerablemente.
  • ¡Oye Nin! ¡No te alarmes tan rápido! Tal cosa no puede ser posible y si lo fuera, no tenemos la total culpa de ello. Y aún no se ha manifestado como tal. — comentó Gerard, tomando del hombro a su amigo y tratando de tranquilizarlo con un abrazo.
  • ¡¿Pues acaso no lo ven colegas?! La gran pirámide se estremeció y la gran cámara subterránea se ocultó una vez más. Fue como si un antiguo mecanismo de autodefensa se hubiera activado. Como si la propia pirámide tratara de apresar algo que no debía que salir.

Tras decir aquello. Los tres amigos se quedaron observando entre ellos. Tal como si hubieran pisado fondo tras aquel accidente. Lo que parecía una simple casualidad, ahora resultaba un grave problema desarrollándose poco a poco, tratando de escalar el risco para salir a flote. Y donde había emergido alguno de sus tentáculos, era en las conflictivas cabezas de cada uno de ellos. El silencio duro unos instantes, los tres chicos se quedaron observando y tras unos minutos, Angus comenzó a hablar;

  • Miren chicos. Lo que menos necesitamos es que nos alarmemos por algo que no ha sucedido y no tenemos la certeza que haya ocurrido. Nosotros simplemente bajamos a una excursión a las cámaras subterráneas de Kefren. Además, nadie más excepto nosotros tres sabemos sobre lo ocurrido. No es bueno empezar a alterarnos de esta manera. Lo mejor sería tranquilizarnos y empezar a empacar para irnos de acá. Nuestra excursión ha terminado desde el instante en que salimos de la pirámide y no tenemos nada más que hacer de acá. Les aseguro que tan pronto salgamos de este lugar, nuestras vidas serán las mismas, tan tontas y miserables como lo han sido siempre. ¿Están de acuerdo conmigo? ¡Ehh!

Explicó Rivers a sus amigos, mientras sonreía y soltaba una que otra risa. Tratando de animar a sus amigos. Luego de unos segundos, todos recobraron la cordura y volvieron a la normalidad. Gerard se sentó en la cama y quedo observando a los dos chicos.

  • ¿Saben que pienso ahora chicos? — preguntó el regordete de Gerard, acariciándose la barriga. Los dos amigos lo observaron y sonrieron al verle. — Ya saben lo que digo siempre. Después de un gran descubrimiento, es bueno un buen banquete. Dirijamos nuestros gordos traseros al restaurant del hotel y comamos parte del buffete especial de los jueves del dios Ra.

Ninrod y Angus se empezaron a reír y siguieron la corriente de Gerard. Entonces comenzó a sonar el timbre de un celular y Ninrod saco de su pantalón su smarthphone personal. Tras alejarse unos segundos, este colgó la llamada y se dirigió con sus amigos otra vez. Este les comento algo a los dos;

  • Han surgido inconvenientes amigos. Tal parece un amigo en el Instituto de Alejandría necesita de mi presencia en las instalaciones del Museo Internacional del Cairo. Creo que esta vez pasaré la deliciosa propuesta de Gerard. Necesito ir a checar eso de inmediato… — Ninrod, se quitó sus gafas y limpió los lentes con un pequeño trapo que saco de su camisa de rayas. —¿ Cuento con ustedes? Luego los alcanzo. Tan pronto termine estos pendientes me comunicaré con ustedes. Aunque sea, el estar un rato con los dos, me ha devuelto mi espíritu de aventura que había olvidado hace un largo tiempo desde que egrese del Instituto, tal parece me estoy haciendo un simple recepcionista de un Museo.
  • Descuida Nin, fue un gusto que nos concedieras los permisos concernientes a la visita de la gran pirámide. Más allá de lo que nos hallemos encontrado ahí. Te aseguro que no pasará a más. Ten una buena tarde y suerte con los pendientes.  — repuso Angus, a su amigo. Sonriendo y golpeando su brazo con un pequeño golpe amistoso. — Todo va a estar bien muchachon. No os preocupéis.
  • Muchas gracias amigos. Me fue grato salir un rato de mi rutina.
  • No hay de que camarada. Pronto podremos salir a investigar otros lugares. Tan pronto tengas más tiempo.

Dijo Gerard. Para después darle despedirse de él. Angus hizo lo mismo y ambos comenzaron a componer sus maletas para salir del hotel. Alherez salió primero del hotel y se dirigió a sus deberes con el Instituto de Alejandría. Los dos chicos tomaron sus rumbos y se dirigieron a sus respectivos destinos tras haber tomado un delicioso buffet en el hotel. Al día siguiente Angus recibió una llamada de Ninrod, indicándole que había una noticia sobre el avistamiento de restos arqueológicos en el Mar Muerto y que tenía un contacto que le haría acercarse al lugar. Angus se tornó meditativo por un momento y tomo la palabra de su amigo para tomar el avión y dirigirse a la aventura de nuevo. Este luego hizo otras llamadas y contacto a un viejo amigo para que lo acompañará a esa nueva expedición. Su compañero acepto la invitación con entusiasmo y se citaron al siguiente día en las inmediaciones de un pueblo cercano al lugar en donde se hallarían con el contacto de Alherez. Y ahí de nuevo se encontraba el destino juguetón moviendo los tentáculos y enlazando nuevas pistas de lo que Angus Rivers seguía, y eso era el descubrir vestigios de antiguas civilizaciones.

 

 

A cientos de kilómetros de donde se hallaba Angus y al otro lado de la polaridad del planeta, en la zona fría del polo sur.  Nuevas noticias empezaban a salir a flote en lo que respectaba a una gran corporación de Biotecnología llamada “Arcktech”. Esta era si no la más grande corporación del mundo, si no la única que existía en aquel futuro conflictivo como la Corporación Madre entre un gran conglomerado que se iban agregando a su superestructura de tecnología y ciencia. Esta funcionaba como centro corporativo de una gran cantidad de empresas farmacéuticas y de ingeniería militar que se erigía en el gran Orbe. Arcktech era la Gran Corporación que manejaba todos los hilos de las demás marionetas que eran sus serviles esclavos que trabajaban según indicaran los altos rangos de la Orden. Los integrantes de la Orden, eran empresarios, mandatarios políticos y demás “seres” que conformaban el alto estrato de poder en el mundo y en donde se hallaban los amos del mundo. En sí, Arcktech era famoso por empezar la gran revolución de la farmacéutica en los años del 2022 al 2025, en donde mediante la erradicación de algunas empresas de mala reputación, estos se habían dado a conocer como la gran Benefactora, que traería la modernización de los métodos de medicación y sanidad. Funcionando como mediadora de producción farmacéutica ante varias empresas de especializadas en la rama y colaborando también en ayudas hacia países que eran azotados por pestes y enfermedades emergentes.

La corporación poseía centros de control en cada parte del mundo, pero más allá de las fronteras de los países, en donde podían verse los movimientos normales de la corporación a la luz del día y ante los medios de difusión médica. Esta poseía laboratorios y un centro de mando alguna parte del  recóndito planeta y este era un lugar frío.

Las frías tierras antárticas, simplemente eran el sitio más alejado para poder experimentar con sin fin de cosas y hasta de realizar proyectos que sin duda serían tachados de riesgo ante la humanidad y de hasta un delito internacional, ante los tratados de la OMS para prevalecer la salud y el bienestar de la población mundial. Pero tales puntos siempre serían ignorados ante organizaciones con lucros más oscuros y siniestros para el bienestar común.

 

 

 – Año 2030

>Base Antártica 002 

~ Laboratorios secundarios de la Arcktech

La base 002 se hallaba en la zona más superficial del continente antártico. Y dentro de las tierras que quedaban enmarcadas dentro del Tratado Antártico, el cual desde el año 1959 había dado permiso a varios países para trabajar por ámbitos científicos dentro del continente polar. Poniendo reglamentos específicos ante la implementación de los proyectos y la realización de estos en el futuro. Lo que ahora era la Base secundaria de la Arcktech, en el pasado había sido la base estacional y de monitoreo de Amundsen-Scott, enmarcado en las coordenadas 90º00’S 139º16’E sobre la meseta polar. Está en el año 2020 después de la guerra civil, había sido proclamada por las naciones unidas como territorio unificado para realizar experimentos “especiales” los cuales fundamentarían el germen de la Gran Corporación y en donde se sembraría la primer pase de control. Paralelamente a esta se había construido otra gran base que se hallaba en las zonas más recónditas del continente antártico y en donde solo un personal calificado llegaba a acceder. La base, contaba con unas instalaciones con edificios superficiales, pero estaba compuesto por 15 pisos subterráneos, los cuales estaban especializados para diferentes labores dentro del personal de la corporación.

southpolestationdestinationalpha
Base 002 – ARCKTECH

 Dentro del laboratorio de microbiología avanzada del Dr.  Arnell Demeter, sus investigaciones dentro de la Arkctech, se centraban en buscar maneras más invasivas de expandir virulencias ante microorganismos de variado nivel patógeno, en algunas ocasiones este llegaba a cruzar bacterias del genero Bacillus con injertos en su ADN de catalizadores de polisacáridos para reforzar su pared celular, para que de esta manera los antibióticos no llegasen a destruirlo y en algunos casos para que estas se llegasen a transmutar con otros tipos de bacterias aún más agresivas, tal vez para formar una quimera bacteriana nueva. Este era un viejo con cabello gris y con una cicatriz en su quijada con una gran “x”, tenía un carácter muy hostil y siempre llevaba la bata reglamentaría de la corporación, pero con la característica que portaba vitalidad evidente y una mirada fría y penetrante, surcando unas ojeras perpetuas bajo sus ojos color verde. Siendo un doctor que había trabajado para la  Ex Unión Soviética y con antecedentes en bioterrorismo contra naciones de Europa, el simplemente era un monstruo andante o simplemente una persona muy fría y calculadora, el cual haría lo que fuese para engrandecer su ego e intelecto.

Dentro de las líneas de trabajadores de la organización Arcktech, él era catalogado como un valioso integrante de su orden de científicos degenerados y aunque el fuera un viejo de 75 años, este aún seguía siendo uno de los tantos personajes peligrosos de cabello canoso que laboraba en esas olvidadas tierras congeladas.

[Se abre una de las puertas del laboratorio central]

 

─  Buenas tardes Dr. Arnell, le necesitamos en la sala de conferencias dentro de media hora, dado que se realizara una junta para verificar los cargamentos de los Airbus que serán lanzados para la semana que viene.

 

Explicó firmemente un joven mensajero, portando un traje negro y con el símbolo de la corporación bordado en su brazo, el cual era una gran “T” la cual formaba una “A” en la misma letra, encerrada está en un círculo plateado.

─  Muy bien, muy bien, ya me han avisado por tercera vez  este mensaje.

¡Es claro que no me olvidare esta vez!

Contestó  de forma agria el Dr. Arnell con un gesto de molestia ante el joven y dirigiéndole una mirada enfadada.

 

─ También es claro que la última vez, usted no acudió a la verificación del equipo, es por eso que le notificamos varias veces la misma cuestión para que no se olvide Doctor.

 

─ Está bien… Ahí estaré.

 

Los cargamentos de los Airbus Z-28 eran confidenciales, aunque el doctor conocía muy bien que las sustancias que contenían los grandes tanques que se colocaban en su interior llegaban a contener sustancias cancerosas y elementos nocivos para la salud humana, pero como un modo de monitoreo, siempre el Dr. Demeter llegaba a checar el cargamento de los grandes aviones para que llegarán a tener un éxito ante la misión en la que eran encomendados. Este proyecto era uno de los más simples que manejaba la  corporación  de forma nefasta y aunque era financiado por naciones de primer mundo, su único objetivo era regular la población de sus naciones y a la vez expandir patógenos alentando  complicaciones de salud ante la población en general. El número clave de tal proyecto era CHEM-004.

 

Después de que el Dr.Arnell   colocara  en refrigeración los medios de cultivo de agentes patógenos en los que siempre acostumbraba  manipular y trabajar, este  se dirigió a la sala de conferencias para recibir la charla rutinaria sobre el proyecto CHEM, y escuchar una que otra indicación o aviso de parte del Consejo Supremo que llegaba a visitar las instalaciones de esa base. Mientras el doctor caminaba por los amplios pasillos que separaban a las distintas salas de operaciones de estudio biológico y epidemiológico, este siempre llegaba a disfrutar como muchos de los jóvenes que trabajaban ahí, en algunas ocasiones se llegaban a infectar con uno que otro microorganismo que llegaban a dejar suelto, o hasta en ocasiones este llegaba a soltar cepas en las salas de trabajo hacia personal que, para su criterio era innecesario el trabajo pleno de la organización.

Simplemente su sentido de humor era negro y hasta en ocasiones sin sentido, de repente una silueta llamo su atención frente a la puerta del elevador principal, pues frente a él, se encontraba un Antiguo. Al Dr.Arnell siempre le fascinaba encontrarse con tales sujetos, pues eran como momias andantes, pero, que para su parecer llegaban a tener una vitalidad aún más ardua y completa que cualquier viejo o humano que hubiese conocido.

 

Los denominados Antiguos, eran integrantes de altos rangos de la Orden de los Tektrones  los cuales, llegaban a monitorear en ocasiones los trabajos dentro de la Arcktech y en especial las bases secretas que ocultaba esta. Simplemente eran sujetos extraños y extravagantes con una estatura de dos a tres metros, en donde algunos portaban trajes elegantes y había otros que llevaban trajes más viejos y hasta túnicas que utilizaban para sus rituales dentro de sus Órdenes  Secretas. Estos tenían una complexión fornida e imponente, contando que siempre tenían una mirada profunda con sus ojos de color azul. El ente que se había encontrado el doctor se llamaba Asófeles y era uno de los monitores de ciencia avanzada que visitaba muy a menudo las instalaciones, este portaba un traje muy elegante y unas botas de piel de lagarto, su cabeza llegaba a notarse un poco alargada y poseía una larga cabellera gris.

 

─  Me parece que también se dirige a la sala de conferencias Dr. Arnell.

 

Comentó el Antiguo esbozando una  pequeña sonrisa.

 

─  Como siempre acertando en sus observaciones mi excelencia Asófeles. — dijo de forma reverencial el doctor Arnell, extendiendo su mano en posición de respeto, pero con un pequeño sarcasmo oculto en su voz.

 

─  ¿Desde cuándo se me tiene que llamar excelencia?

 

Preguntó extrañado el ser, observando de forma incrédula al viejo doctor.

 

─ ¿Acaso no puedo llamarle así? llegando a suponer que usted es un Antiguo. Siempre es bueno tener respeto a los mayores ¿No es cierto?  ─  comentó el doctor con una sonrisa fingida y mirando fijamente a los enigmáticos ojos de Asofeles.

 

─  Me gusta su sentido del humor mi querido Dr. Arnell. Usted es un humano muy peculiar. Algo gracioso.

 

Respondió el antiguo el cual le observo por un momento, gesticulando una especie de sonrisa y mostrando sus dientes con pequeñas salientes de sus dientes  afilados como las de un tiburón, para seguidamente quedar en silencio y observar como el elevador los subía piso por piso, mostrando frente a ellos los diferentes estratos que constituía la Base 002 de la Arcktech.

 

Mientras ellos subían los doce pisos hacia el nivel 2 en donde se hallaba la sala de conferencias, una pequeña y extraña aura se sentía dentro del elevador, pues la cara del Antiguo se notaba diferente a la que siempre acostumbraba a tener, pues su cara seria y estática llegaba a tener un matiz más ansioso y extraño de lo normal. Cuando el Dr. Arnell entró a la sala de conferencias, este se llevó la sorpresa de encontrar a varios Antiguos sentados alrededor de la enorme mesa cuadrangular, lo cual fue sumamente sospechoso,  dado a que nunca se llegaban a reunir tantos de esos engendros en una sola instalación. Por lo general siempre estaban regados por el mundo monitoreando demás asuntos, pero la presencia de tales sujetos denotaba que algo nuevo tenía entre manos la corporación.

  • LA ZUBSTANCIA (Novela)
  • Capítulo 2: La Reunión
  • Autor: Ajedsus (2016)
  • TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS / SAFE CREATIVE ©
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s